AFILARON CUCHILLO PARA SU PROPIA GARGANTA

Los merengueros no se dieron cuenta que Máximo Rodriguez era la persona que mantenía el merengue vivo en cuanto a fiestas populares en Santiago.

En vez de ponérsela fácil, para tener segura una plaza donde tocar, se engrandecieron, le pedían precios que no valían, que paso, Máximo cerro, pero también se fue con el el centro de diversión más importante que tenían para tocar.

Afilaron cuchillo para su propia garganta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *