VIVENCIAS: UN DOMINGO EN LOS BRAZOS DE LA CHICA DE LA TELEVISIÓN.

Jamas pensé que ella se fijara en mi, ni por mi cabeza paso eso nunca, la veía como alguien inalcanzable.

Varias veces hablábamos de arte, de tantas cosas banales, la trataba como alguien que se acercaba a mi para escuchar uno que otro chisme farandulero o político, solo eso.

Un domingo de enero del 2018 me la encontré en un restauran de comida rápida en la calle del Sol, nos saludamos, me pidió que me sentara con ella para charlar un poquito, acepte, quizás de mala gana, no quería ese día hablar con nadie, pero decidí escucharla.

Cuando terminamos de comer me dijo si puede me dejaría en mi casa, a regañadientes acepte, la lleve a su apartamento, diciéndole que nos veríamos después, pasa ven para que veas unos cuadros que compre te van a gustar, ya que te gustan tantos te voy a regalar uno.

Gracias le dije, lo pondré en un lugar especial donde vivo, antes de irte bebete una cerveza o un jugo, no vayas a pensar que soy una persona que no tiene cortesía con sus invitados.

En un momento la tenia sujetada por su cintura, apretándola, comiéndomela a besos, desatando una pasión salvaje, parecía un mozalbete en su primera cita.

Fue una tarde inolvidable ternerla solo mía, gozar de su cuerpo a mi antojo.

Me reía a carcajadas, me pregunto el porque de esto, le dije, jamas pensé en que esto me pasara, y mas con una presentadora de televisión como tu, que suerte, cállate me dijo, hoy soy tu premio, aprovéchate.

Me vestí, nos despedimos tantas veces, no me quería ir, pero tenia que hacerlo, salí pensando, que dichoso he sido, a la verdad que la vida da sorpresas.

Esto no se ha vuelto a repetir, entendí que solo fue algo que paso y punto, mas de ahí nada que buscar.

Ese día, ese Domingo siempre quedara en mi mente su olor, sus labios, su cuerpo, pero sobre todo su risa de niña traviesa.

Muchos querrán saber su nombre, pero si dijera el nombre de ella faltaría a la decencia y la moral, faltaría a mi razón de hombre cabal.

Destruiría la belleza de sentir algo que fue tan positivo para mi, si yo digo el nombre de ella, conciencia adentro nunca en paz no podre vivir.

Hablar de un amor no es de hombre, el secreto en nombre de ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *