En Suecia miles de personas ya se implantaron en la mano un chip que sustituye a las tarjetas

En Suecia unas 5.000 personas llevan en su mano implantado un dispositivo que utilizan en su día a día para viajar en tren, entrar en sus oficinas de trabajo o en el gimnasio, sacar fotocopias e incluso comprar aperitivos en máquinas expendedoras. Es una suerte de sustituto de la tarjeta de crédito.

Este desarrollo en implantes electronicos también podría aplicarse en el futuro en el ámbito de la telemedicina, cuya importancia ha quedado de manifiesto con la pandemia por el nuevo coronavirus COVID-19.

Para la ciencia, instalar un dispositivo wearable en el cuerpo permite la reducción de interacciones entre humano y máquina, lo que permite acortar tiempos que se utilizan en acciones muy repetitivas en el día a día como abrir puertas o hacer pagos al comprar.

En la actualidad estos implantes se usa principalmente en tres ámbitos: para viajar en diferentes medios de transporte, en accesos a recintos y como medio de almacenamiento de información privada.

«Hemos pasado de tener ordenadores muy grandes a móviles y wearables. El siguiente paso es un dispositivo implantable», explica Juanjo Tara, cofundador y CTO de Dsruptive. Esta compañía sueca vende cada mes cerca de 1.000 dispositivos NFC.

El procedimiento para instalarlo es muy similar a hacer una perforación corporal. Hay entrada y salida de la aguja y se deja una joya decorativa. En este caso se mete el dispositivo y queda dentro cuando se saca la aguja. «Es una incisión pequeña que se cierra por sí sola y no es nada peligrosa, como si fuera una extracción de sangre.

(contexto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *