“La inmunidad de rebaño es inevitable, así que no hay razón para posponerla” dice prestigioso epidemiólogo de Harvard

La pandemia del COVID-19 ha vinculado los debates científicos y los debates políticos de forma peculiar. Aunque nueve meses después de su surgimiento –y aún sin final cierto a la vista– es difícil pensar en algún país que pueda hacer gala de haber aplicado una estrategia exitosa, en casi todo el mundo se defienden y se atacan enfoques epidemiológicos contrapuestos como si fueran principios ideológicos irrenunciables.

Es natural que el menosprecio con el que abordaron la enfermedad algunos líderes como Donald Trump y Jair Bolsonaro haya colocado a sus adversarios en la vereda de enfrente. Pero medidas como el cierre de escuelas, los confinamientos estrictos y el aislamiento social extremo fueron vistas entonces no solo como las más adecuadas para enfrentar la pandemia, sino también como la única alternativa ante los discursos de Trump y Bolsonaro, y como una forma de reafirmar una identidad política.

SEGUIR LEYENDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *