Legisladores sangran el fisco a través de las exenciones de vehículos

Un negocio redondo. En eso se ha convertido el privilegio que reciben los legisladores de importar libre de impuestos un vehículo de motor cada dos años. El atractivo beneficio viene con el honorable cargo que desempeñan en el Poder Legislativo y que solo en el periodo 2016-2018 implicó para el Estado un sacrificio fiscal de RD$1,532 millones.

Durante esos tres años, al menos 333 vehículos fueron traídos al país por diputados y senadores que no solo hicieron uso de la prerrogativa establecida en el artículo 2 de la Ley 57-96, sino que abusaron claramente de ella, al importar de tres a cinco vehículos de lujo que finalmente no convirtieron en parte de su patrimonio.

SEGUIR LEYENDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *